Jump to content

Reseña de Ģ̴̟͔̤̠͛̋͑̌̓̑̃͒͑̃̚͜a̴̧̝͔̼̣̒̑̾̎̍̄̿̌͘͜͜m̴̧̧̨̡̧̨̛̠̲̖͍͓̯̖̠̠͓̻͉̖̰͖͇̰̪̯̝̗̳̄̄̃̏̔̀̂̅͒̿̀͗͆͊̍͋͐͗͐́͘̚͜͠͝͠ę̶̧̲̼̖̝̗̪̘͉̘̼͎̍͂̊̑̂͜ͅN̷͍̯̗̞̦̜̟̫͓̥̳͔̣̟̹̯̺͈̟̼̄͆̔̄͛̐̈̀̋̉̿͑͐̂̏͛̆͌̀̚͘̚͘͝͠͝͠ͅȃ̵̺̞̭̞̫̜͈̼̲̣͎̜̼̰͚̖̀͐͛̆̅̾̀̈́̈̀͐̾̿͐̑̌͘̕͝͝ḿ̸̲͊̊́̾͂͋̂͘ͅe̷̛̛̯̘̱̞̜̤̤͍̩͂̿̊͊̓͐̀̄̏̃̅͗̈̕


Elfofrit

170 views

 Share

Esto es más como una inside joke que tenía con un amigo que por azares del destino se volvió realidad. 15/Jul/2020.

 

I̵̡̧̢̢͇͔͖̪̜̜͇̗̱̺͚̤͈̥͕͉̝̼̰̟͑͗͆̓̌̓̂̂̑͒͊̀́̎̀̎̈́̂̈̃́͂̄̕͘͜͜͠ͅͅņ̴̤̜̫̰̝̞̜̦̰͇͍͚͍͎͍̼̾̂͛̐̓͌̓͆̋̂̇s̴̢̢̡̢̩̠̞̭͍̗̗͇̦̠̺̝̬̱̱̯̯̥̗͖̺͌͜e̸̪̩̫͙̯̰̘͎͊̏̈́̽͋͌̀̑͒̆̈́̈́̊͐̈̔̍͊͑̉̃͑̋̿̐̕̚r̷̢̨̥̻̠̳͍̯͓̦͖̮̩̱͍̳͈̮̯̥̓̓̂̀̃̐͋͛̃́̓͘͜͠t̴̡̨̨̳̮̘͎̼̗͚̭̥̹̬̤͈̙̼̖̱̝͖͗͜Ģ̴̟͔̤̠͛̋͑̌̓̑̃͒͑̃̚͜a̴̧̝͔̼̣̒̑̾̎̍̄̿̌͘͜͜m̴̧̧̨̡̧̨̛̠̲̖͍͓̯̖̠̠͓̻͉̖̰͖͇̰̪̯̝̗̳̄̄̃̏̔̀̂̅͒̿̀͗͆͊̍͋͐͗͐́͘̚͜͠͝͠ę̶̧̲̼̖̝̗̪̘͉̘̼͎̍͂̊̑̂͜ͅN̷͍̯̗̞̦̜̟̫͓̥̳͔̣̟̹̯̺͈̟̼̄͆̔̄͛̐̈̀̋̉̿͑͐̂̏͛̆͌̀̚͘̚͘͝͠͝͠ͅȃ̵̺̞̭̞̫̜͈̼̲̣͎̜̼̰͚̖̀͐͛̆̅̾̀̈́̈̀͐̾̿͐̑̌͘̕͝͝ḿ̸̲͊̊́̾͂͋̂͘ͅe̷̛̛̯̘̱̞̜̤̤͍̩̥͓̩͂̿̊͊̓͐̀̄̏̃̅͗̈̕H̷̯̺̪̻͍͎̠̠̃̽́̎͐̅̏̈́̚͠e̸̝͖͉̬̗̠̤̩̻̲̪̫͔̖̘̘̮̾̆̌̆̉͆̒͐̏͐́̀̉̌̈́̆̔̕͝͝͠͝r̴̢̥̬̪͕̝̣̜͍̝͛̄̍̇̂̃͑̐̀̈́̈͗͛͗̓̚͝͝e̸̡̧̘̜̝͉̬̳̠̤̫̙̹̩͖͚̻̫̖̖͇̯̲͓̦̪̒̃͑͐̓̎̀͐̀̏̐͆̋̈̔͗͌̈́̈́̕͝͝͝ͅ

D̴̙̿̈͠e̷̞̠̔̌̓͒s̶̻̦̼̠̦̎͗͝ȁ̷͉̜̈́̍̈́ṙ̷̢̫͖̦́r̸͇̺͖̖̼̈́̚ǫ̷̱͍̾̈́͗̓̕l̷̬̱̜̦̅l̸͇͆̈́͠ą̸̹̝̀̽̕͠͠d̷̡̹͕̽̇ŏ̶̜̰̍͒ ̴̧̼̩̋͌͜ͅp̴̡̲̆͂͠͝ȍ̸̢̇̊̾̈́ŕ̷͙͙̗͗͜͜ ̵͖̣̩̅̀̕T̸̥̀̏̃͝e̷̘̩͈̊̽̂̒̚ą̸̟̩̄ṁ̸̧͉̟̱̺̂́͘ ̸̹̳͈̂́͑̕S̸̻̙͎̘̑͐̏͐̐͜ȃ̴͍̓l̶͙̣̺͝v̸̢̖̟̫̖̑̄ä̷̧̱͈́̉͐͊t̸͋͜o̴̼͔̰̯̤͛̈́͂͑͊.̵̤͕̳̦͆̓
̷̱̕Ḑ̵̮̳̯͑i̸̦͋͒̎͝͝ş̶̡̯͎͋̒̔͗͝p̵̮̞̘͋̋͜ȯ̷̮̞̈́̔n̵̗͉̱̩̅́͛̋į̵̡̣͇͒̊́̕b̶̝͍͎̭̤̀͛́̀͊l̸͎͍̦̣͈̆́͒̑̏e̵̺͑̈̿̑͝ ̶̛̮͐͝e̴͓̝͚̗̪͛͛̔̕n̴͓̦̗͚̲̒͒̋̍̀ ̷̻́̆̎͠P̸̢̦̤̳̅C̷̤͙̜̖͇̑̌.̸̰̟̖̖͉́̚͝
̶̨̞͛̓͝P̵̮̺̗̖̦̒r̸̘͓̅̉̊͂͑e̵̗͈̲̾c̶͓̥͖̭̉̓̽́ì̵̙͊͐̎o̴̙̎͠ ̷̹͊͜ŕ̸̥̝̠e̸̢̺̣͚͛̚g̴̩̫̈́̓̍u̸̢̡͗̽l̸̠̀́͑͒a̶̱̹̥͈͆͆͂ŗ̴͙̥͍̗̈́ ̸̧̯̦̺͐͝ḍ̷͊̀́́ḛ̶̟͔̒̎̓ ̴̠̂̎̍̿Ş̶͙̱̥̓̇̄̏ẗ̵̢͓̫͉̯́̽̌ê̵̲̠̝̍̎̓̎ą̷̹̝͒m̴̝̯̯̐̇̃̽̕:̵̛̝̽̒̿ ̶̡̩̲͆͋̾͒͜͝$̶̜̜̳̒̈̈́̏͆0̴̨̥̦̯̿̇͗͘.̷̤̌̚̚0̶̝̼̯̓͑̐͋͋͜ͅ0̷̨͎͇͙̈́̂̔͛̃
̷̲̞̲͖̥̓͌̃̕͠Ả̶̮̰̾́ñ̴̛̪̿̓o̵͙̗͓͕̒̃͒̐:̸͕̻̹̀ ̵͓̰͔̞͒̈́2̷̠̮͖͍̇͐̓͂0̴͈̳̬̽1̵̛̯͔̰̈́̐̈7̷̦̆.̶̥͙̳̣͇̓́

En medio del camino de nuestra vida, me encontré de pronto en una selva oscura, que del recto camino se apartaba. ¡Oh cuán abrupta y áspera era la selva aquella!; tan sólo al recordarla me regresa la angustia; tan amargo es su recuerdo como el de la propia muerte. Yo no podría decir cómo entré en ese espacio; tanto me abrumaba el sueño que abandoné el camino seguro y de pronto me encontré al pie de una colina, justo donde terminaba el largo valle que tanto constreñía mi corazón. Unas bestias impidieron mi paso en el ascenso de la misma; entonces me sentí como aquellos que habiendo logrado algo con mucho afán, terminan por perderlo, y entonces lloran sus pensamientos y todo en él se aflige. Así me fui precipitando senda abajo; mas de pronto surgió ante mis ojos la imagen de un ser que permanecía quieto, y por tanto tiempo guardó silencio que yo lo tomé por mudo; le grité: «¡ten compasión de mí!, cualquier cosa que seas, sombra u hombre verdadero.»
—Hombre no soy —me respondió—, pero lo he sido. Mis padres fueron lombardos y su patria fue Mantua. Yo nací en tiempos de Julio, aunque ya en su época tardía; pero viví en Roma, bajo el imperio del buen Augusto y la sombra de los falsos dioses. Yo fui el poeta cantor de aquel hombre justo que fue hijo de Anquises, quien se exiló de Troya, cuando la soberbia Ilión se redujo a cenizas. Y tú, ¿por qué vienes aquí, donde reina el sufrimiento? ¿Por qué no subes al deleitoso monte, que es la razón y el ámbito de la alegría?
—¡Oh!... ¡tú eres Virgilio! ¡Tú eres la fuente de aquel raudal de elocuencia! —exclamé, confuso y maravillado—. Perdone mi atrevimiento, oh gran poeta, ídolo del ilustre Dante, pero he de preguntar: ¿A qué se debe su presencia en un juego de monas chinas?
Entonces se abrieron de súbito las puertas de entrada a los dominios del ángel caído Lucifer, acompañadas con una melodía, para mi sorpresa, ausente de estruendo hórrido y triunfante; la música era alegre, tranquila e interpretada por un teclado; en breve se le unió al unísono un par de voces agudas que no expresaban agonía ni muerte, sino que con regocijo gritaron: «¡Doki Doki!». El Infierno se me había revelado como un club de literatura.

El género de las visual novels es controversial pues casi siempre la interacción del usuario se reduce a simplemente hacer clicks para leer el siguiente diálogo y descubrir la historia con imágenes estáticas o con mínimas animaciones y música no intrusiva de fondo; de vez en cuando el jugador deberá elegir una opción que bifurque la historia o jugará un minijuego sencillo. Podría decirse que la experiencia durante la mayor parte de la sesión de juego es más similar a la que uno obtiene cuando lee una historieta o un libro, lo que ha llevado a muchos incautos a catalogar los videojuegos de este género como productos que no califican como _videojuegos de verdad_ debido a que se encuentran en la frontera que colinda con otras bellas artes. Debido a este enfoque tan marcado hacia la narrativa y los prejuicios que existen sobre el contenido y el público al que están orientados estas obras, este género no es de mis favoritos.

—Oh lo siento —dice el rey de Muy Muy Lejano cuando visita la habitación de Shrek bien entrada la noche—. Espero no haber interrumpido nada.
—¡No, no, no! —responde Shrek—. Estaba jugando —desvía la mirada hacia la pantalla donde cuatro monitas chinas leen sus poemas con música de elevador de fondo—... Un juego de terror.

Los primeros minutos jugando Doki Doki Literature Club los detesté a morir. No disfruto pasar horas frente a la pantalla simplemente haciendo clicks para leer diálogos sacados de un anime genérico. No formo parte del target de estos juegos. No conectan conmigo y por ende no me divierto.

Los personajes son estereotipos y unas simples caricaturas; satisfacen los gustos mediocres del otaku promedio. Está S̸͇̀͘a̶̧̬̮̔y̷͚̺̹͌̎̀͝ͅo̵̝̣̰͓͗̽̊̑͘ͅř̷͙͉̩̇̿͛̉i̷͌̀̋̂̌͜ quien es la amiga de la infancia del protagonista y tienen una relación muy cercana porque al parecer en este tipo de historias es imposible que tu mejor amiga no sea un interés romántico; también está N̸̦͚̊̂̓̍̕á̸̢͒̐̎́͜ṭ̴̥͎͕͕̀s̴̼̖̮̬̅̀̈́̈̎ų̵͖͍̓̇͛͗ķ̵͖̜̹̈i̷̢̞͎̤̠̎̈́̑̔ quien es la más joven de todas, lee mangas, tiene un cabello con color de fantasía y es partidaria de la prosa honesta y sencilla de Hemingway; Y̵̮͓͊́͒͒̈́u̸͓͝r̵͈͍͙͈̈̾̚i̴̩̼̍̇͊͐͐͜ es, en palabras de N̸̦͚̊̂̓̍̕á̸̢͒̐̎́͜ṭ̴̥͎͕͕̀s̴̼̖̮̬̅̀̈́̈̎ų̵͖͍̓̇͛͗ķ̵͖̜̹̈i̷̢̞͎̤̠̎̈́̑̔, una "wannabe edgy bitch" y la b̸̹̈́̃e̵̢̤̊̋̓͜͜ș̶̛̦́̀ͅt̶̡̢̪̮̺̊̾̀̌̽ girl en mi opinión. Por último está la presidenta del club: Monika. Ella es d̷̞̉̈́ȅ̴̳ ̸̧͈̮́̅l̶̩̬̙̊̂o̴̗̅͘s̶͔̟̿ ̶̼̗͓̅̀̇p̵̬͉̟̏̓̓ę̸̱̪̈́r̸̳͖̀s̵͕̲̆̇o̴͓̚͜ń̸̡͍a̷̬̜̚̕j̵͍̠̽̄e̶̛͈̚͠s̸̞̜͙͝ ̵̨̙̼̌m̵͕̰͠͝ẽ̶̺͂͑n̷̲͔̓ͅo̵͈̥̤̓ṡ̴͔̫̉ͅ ̶̰̽͂̌i̴̥̙̐͛͑ņ̷͇̰̒t̴̗̣̖̔ĕ̶̙̓r̸̳͋̂ͅe̷̞̼̓s̶̡̹̊̇͠a̶̡͔̎͊n̷̹̿ț̴̹͉̑e̶̬͈͘̕͝s̸̘̖̙͑̇̎ ̸̡̭͖̉͌̿ȁ̴̬̜̄ͅl̴̠̔̓́ ̵͍̐̾p̵̘̔r̶͖̙̪̋̀ì̷͓̜̏ṉ̴́͒c̶͈̈͘͝i̴͚̻͂p̶͕̿̈́͗i̴̖̽͂͝o̶̯̠̳͆ ̷̗͍͎̒͘͝d̸̰̋̃e̵̢̦͉̓l̴̺͉̯̈͠ ̷̤̱̈́̀͘j̵͙̖͈́u̸͎͂̎̎͜ȇ̷̳̗͉̓g̴̘̲̅̋ͅo̶͖̟̗̕ ̴͎͇͈̓̎̀ḁ̵̫̐̚ ̵̡͔̱̋͝p̸͖̹̈ē̸͓̿͠ṡ̸̮̫̳̃͝à̷̻̹̄͠r̸̼̦͒͜ ̸̗̳̓d̴̲͍̒͜e̵̗͇̘̐̀̌ ̶̭͇̼̀͒͝q̴̗̗̱̎̎̓u̷̘̇̃e̷̤̫̽ ̷̹́͒s̴̹̙̈́͒͠e̵͈͐͗ ̶̨͉̖̀p̷̩̭̭̎̂̚r̶͉̾͝è̸̤̼̤̆̊s̴͕͚̤̽e̸̬͖̋̀̂n̸̛̖͉̑̀t̵̹̞̓̚͠a̸͎͒͊ ̸̩̫͊͝c̴̘͌ồ̶͙̫͙n̵͎̗̲̿ ̵̺̃́̋e̴̞͒ḽ̶̮̆ ̵̢̡̥̓é̸̯̲̈́̌s̵̘̘̏t̶̤͍̗̓̂̍è̴̪̼ŕ̷͖͙̖́͆ė̴̺̅ó̸̰͚͊t̶͈̯͛į̵͔̘̀p̵̞̦̉͆͘o̸̫͕͒ ̶͕̉̎̌ḋ̴͎͚̺̅e̴̛͚̽̉ ̸̗̟̹́͆c̶̢̮͚͊̒h̷̜̿͂̄i̴͚̥̝̊c̶̢̲͒̀a̶̠͈͌ ̶̘̫̾p̴̹͚̒́o̸̙̯͊p̷̗̆̇ư̵̜͔̅͝l̸̮̇ä̶͓̈́r̴̨̲̯̎̂ ̸̖͒̅̏ÿ̷̮͑͗ ̸̨̻̄̿͝t̴͕̾̍o̸̦̽d̶̟̈́͝o̷̢̙̲̊̒ ̷̖͉̯̕é̷̻̖s̷̮̀ơ̶̺̣͉͝,̸̙̙̣͋̔̍ ̷̠͖̪͋d̷̗͝ê̵̮̠̬̇̕ ̵̢̛̖v̶͔͚̉̎̑e̴̛̖͚̽z̴͕̺͔͛́ ̸̹̳̲̿e̴͚̪͐̒̑ṅ̴̩͔͙̏̕ ̶̖̐̕c̵̼͉͆͠u̸̖͈̩̓̚ā̸̭̐ņ̶̢̤̓̈͑d̴̛͖̣̼̂̎o̴̯̟̐̆̌ ̴̺͔̗̈́̓̐s̸̳̝̳͗ṵ̸̪̇̑̋s̶̡̗̙̓͒̕ ̵̟͋͝d̵̘͉̩̿̾͑i̴̱͌̏͗á̷̧̗̤̈́l̶͔̿̉ō̴̳ģ̷́ö̴̪́s̵̞͌̔̿ ̷͈͓̈́͠c̶̨͑̉o̴̞͐̃́͜n̸͍͍͈͛́͌t̴̬̣͂̄̄i̸̪̱̫̽̽ḛ̶̽ň̴̟̹͘é̵͈͉͑͜n̷̮̈̕ͅ ̴̝͈̱̔c̶̘̠̤̀h̵͚̯̀̇ị̴͖͂̆́ś̸̢͕̟͠ṯ̶̰̤͌ȩ̴͇̈́͊̉ś̴͔̚͠ ̸͇͂q̶̨̮̾̕͠ͅȕ̵̢̱̆̌ͅȩ̷͖̑̆̕ ̵̠͐r̵̼͎̤̉̀o̷͙̽̔m̶̯̟͗ṕ̴͓̪̝͂ë̴͎́̈́n̵̤̕ ̴̰̘͈̐l̵̪̝͂̓̎ǎ̶͈̋ ̶̦̑̑͗͜c̶͙̾u̷͖͉͕͐̕á̷͍ṛ̵̩́̉̚͜t̷͙͖̔a̷̳̘̞̅ ̷̛̞͒͊p̴̖͓̝͛͛̚a̴͍͊͋ŕ̵͖͕̮͑è̷͕͈͒d̵̨̅͐̚ ̶̨̥̺͆y̸̩̠͔̅͛̕ ̴̳̿͘e̵̝̊̎̚ş̶͎̝̈́ ̴̙͇̣͛̌̎ḻ̴͔́a̴̤̒ ̸͖̤̹͆̈́̒ú̸̜̖̮̄n̸̞͈͊͛̀i̸̝͊̍͋ć̷̼͓a̸͎̥̚ ̷̢̧̣̒q̸̠̙̥̆ṳ̷͛̔́e̸͇͕͋ ̸̭̟̝̿̐ŝ̸͈̖̈́í̵͎́̓ę̸̞̀ͅm̵̩͉͂͊͐p̵̹̐̈́r̶̪̟̪̄̌̚e̶̝͂̅̓ ̶̣͊̐m̵̛̝̑ị̵̘̐̔̿ͅr̷̲͒̆͝ȧ̴̰̥͂̅ ̶̺̠̏́̅h̴̛̻̟̻̓a̶̼͕̿ͅc̷̢̗̙͠i̸̙͙͔͗̈ả̸̫̑ ̵̳͔̦͋̽͘ȇ̷̙͖ĺ̴̡̼̃ ̷͉͎͊f̸͚͛̊r̷̤͗́e̵͚̯̤͛͠n̸̰̏͊t̸̹̉̔̿ȩ̷̣͂́̽ ̸̢̦̖́d̶͓́͘u̶̪͌͒͘r̴̻̐̈̕a̶̭̳̫̚̚͠n̶̤̽́t̷̢͉̽̅ę̴͇̈̀ ̴̟̽̈́̕ṯ̸̀̐ö̷̯̭́̑͝d̷̥͒o̵̰͆ ̶̡̮̠̉͊̂e̷̙̥͙͝͝l̷̩̓̃͊ ̶̺̰͉̅̈́j̵̳͎͌u̶̦̾̿ĕ̶̞̖g̴͙͂ͅo̷̻̼͘ ̴̝̳̈́c̵̖͊õ̷̢̞̠͝m̴̢͖̗͌ő̶̙̫͝ ̶͓̂͜s̷̱͖̰̐̌̀i̶̙͐̾͝ͅ ̴̧͈̱̈p̶̝̌u̸̥̓̆d̶̩͙̘͐̏i̵̳͋ẽ̸̯̫̲r̴̗͐à̷̦̠̈́̒ ̶̣̎o̸̭͉̬͠b̸̤̈́̑̎ͅs̷̜̖͇̔ė̴̗͈͇͘r̴̹͝v̶̮̆a̴̪̋͑̚ŕ̵̤ ̷͓̐́̕t̴̨̬̮̏̉ư̴̙̘̆͝ ̷̛̲̜̇̇a̵̘̎͋̿l̵̟̓m̸͍͍̜͒a̸̜͉̩̓̌͆;̴̻͕̪́̒̓ ̸͍̕s̷̡͈̍̑u̶͍̒ ̴͐͜p̸͇̻͙̎̐r̶͕̦̅̓̓e̷̖̪̐̒ş̷̩̏́ë̴̬́̒n̸͔̈́͜ċ̵̝̀ͅͅi̵͕͉͈͛a̷̘͋͐̍ ̵̢̄s̶̨͖̅́̀ȩ̵̤͂̑ ̷̦͔̳́v̴̭̪͖͑̀͝ų̶͎͐e̵͎̓͑ͅl̶̓́͜͝v̴̦͕̖͐̑ë̴͔̣́̊ ̵̮̌̋͐m̶̖̝̀̔̑á̶̰̜͈͛ș̷̮̼̈́ ̶͈̈́̈́i̶̡̧͙̅̏̚m̷̛̫̅̍ṕ̷̙̉ͅo̴̜͉̐̂͋r̶̯͖͑̋͘ͅẗ̶̜́̉̐ä̶͚̹̣̚n̴̖̄͐t̸̠̖͍̒̂̾ë̶̙͓̲́̒͠ ̴̣̓̓͋ĉ̷̯͉̏a̶̩͘͠ḓ̶̅ͅa̷̘͂̇ ̵̖̯̃̔̏v̷̙̹̠̍̋̌ẻ̴͓͎z̵̦̋ ̴̜̙̍́q̸̹̀̚͠ǔ̵̼͝ê̴͓̱ ̸̲̤̔́͛ả̶̼̖͕̕v̷̢̙̱̍a̸͆ͅn̵̻͇̉́͘͜z̵̪̕ä̵̩́́̚ ̵̭̎e̸̅̈́͜l̴̢̮̉ ̶̼͝j̷̟̆̾̏ṳ̶̂̕ê̵̫̻̠̄͠g̷̮͗ő̵͖͔̏͌ ̴̤̩͘p̴̮͊̎ȍ̸̼̜͠ŗ̵͓̞̉q̸̧͆u̴͉̅̏ȩ̸̨͓́͊̿ ̸͎͍̽c̵̳̰͗͝ȍ̷̢͜͝m̸̦̯̌͛̉ȏ̷̹̮ͅ ̶̛̝̍e̵͕̓̅͐s̵͚̩̥͑ ̸̲̙̳͆l̶͖͐ả̷̺̮̤̀ ̶͕̩͐͌p̵͚̼̙͛r̷̩̈́̾ę̶̆̾s̵͕̤̱̍i̷͕̔͌ḍ̸́̔̽ḙ̶̈́̂n̶̼͑͛ț̴̏ȁ̶͙̹̳ ̴͎̍͆d̷̻̖̏̃̃e̴̢͇̩̓͒l̵̙̲̅̇ ̸͉̥͝c̴̯͋l̸̟̱̜̀̊̌ũ̵͈̐͛b̴̫͌̕ ̷̡̰̪̌͋p̴̪̈́͑̚ų̸̹̜̓͋́ę̶̗̺̾̓d̷͉̀è̵̱̜͜ ̵̹͗ỳ̴͓̌ ̸̻̜͘s̷̥̏͑å̷̩͂b̸̺͈̋ẽ̸̜͙ ̷̤̟͐̽͝d̸͍̗̆e̸̞͒ ̴̢͖́t̶̢̯̲͆̌o̸̡̪͔̔͑d̶̪̳̤̀̈o̴̫͗͘ el personaje con más desarrollo y por ende el más interesante; es la chica más linda, simpática, comprensiva, ambiciosa, benevolente y con mejor personalidad de las cuatro, tiene aspiraciones, metas y sueños, sabe cantar y tocar el piano y obviamente es una top tier waifu. Definitivamente la best girl del juego.

¿Por qué malgasté mi tiempo jugando esta cosa? Sencillo: Es gratis, pesa menos de 300 MB y la historia tiene unos giros de trama y enfoque memorables. Muy memorables. Únicos en el mercado.

Doki Doki Literature Club aprovecha sus prejuicios sobre su estética y género para sorprender. Cientos de juegos recurren a cinemáticas, historietas, texto o pistas de audio para presentar los elementos de su historia, es decir, con medios ajenos a lo que es posible hacer con los videojuegos. A pesar de ser una visual novel, la narrativa de Doki Doki Literature Club acoge los beneficios de la interacción propia de los videojuegos en PC. Adaptar con fidelidad la experiencia de Doki Doki Literature Club a otros medios artísticos e incluso a consolas es imposible. Básicamente, una visual novel de monas chinas tiene mayor y mejor innovación a la ludonarrativa que la mayoría de producciones AAA.

Por eso este juego me recuerda al maravilloso The Stanley Parable si nunca han jugado The Stanley Parable háganse un favor y juéguenlo sin saber nada de nada, no saben lo afortunados que son y la envidia que les tengo por poder experimentar ese juego por primera vez (no tiene elementos de terror como este, no se preocupen)~ y creo fervientemente que si hubiera entrado sin saber nada sobre la trama o e̶̛̙̥̊͝l̸̪̘͚͐ ̴͖̞͈͐̿̆e̷͎̘̙̍̑̾v̴͇͍͈̎ẽ̵̬͈͗̉n̸͍̣̊̈̈́t̷̻̑̾ơ̵̘ me hubiera gustado mucho más, no obstante es cierto que de no ser por saber de antemano esos spoilers en mi vida habría nacido el interés por jugar esta cosa.

¿Deberías jugar Doki Doki Literature Club? Look, it's free. Es muy ligero y una tostadora lo corre sin problemas porque es una visual novel. Lo más probable es que ustedes toleren mejor la primera hora que yo. No pierden nada.

R̵̥͐̐͊é̴̡̜͍̭̳̻̒͒͘͝ͅc̷̛̛͇͙̗̝̱̪̒̃̆͆o̴̡͙̱̰͈͐̀̆͐m̴̧͖͎͍͚̽͆̌̍͑̇e̷͚̠͑̏́n̵̟̺͉̣͈̦̂͜͠ḑ̸͎͐̂̑̇̃̐͑å̷͇̀ḋ̵̛̠̬̞̮̐̅́ǫ̸͇̉͗̀͑͝͠.̵̛͔̭̰͋̈́̚̕̚ Just Monika.

 Share

0 Comentarios


Comentarios recomendados

No hay comentarios para mostrar

Crear una cuenta o conéctate para comentar

Tienes que ser miembro para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrese para obtener una cuenta nueva en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una nueva cuenta

Conectar

¿Ya tienes una cuenta? Conéctate aquí.

Conectar ahora
×
×
  • Crear nuevo...