Jump to content

Buscar en la comunidad

Mostrando resultados para las etiquetas 'difíciles'.

  • Buscar por etiquetas

    Escribe las etiquetas separadas por comas.
  • Buscar por autor

Tipo de contenido


Foros

  • Pueblo Paleta
    • Discusión General
  • ¡Todo sobre videojuegos!
    • Xbox
    • PlayStation
    • Nintendo
    • PC Gaming
    • Móvil

Blogs

  • VIDEOJUEGOS: LA RUTA DIVERGENTE DE UNA INDUSTRIA
  • Un poco de todo
  • Recomendaciones de Juegos Semanales de Stanos
  • De Fan A Fan
  • Jose Rafael Cordero Sánchez 2020 +Plus
  • El Juego que emociono, no sorprendió y nadie extraño.

Encontrar resultados en...

Encontrar resultados que contengan...


Fecha creación

  • Inicio

    Fin


Última actualización

  • Inicio

    Fin


Filtrar por número de...

Ingreso

  • Inicio

    Fin


Grupo


About Me

Encontrado 1 resultado

  1. Este relato es ficción, o más bien es una experiencia onírica que tuvo mi hermana. Antes que todo debo aclarar ciertas cosas, mi carnala tiene ciertas similitudes con mi forma de pensar, salvo que ella es creyente, y al decir esto quiero decir que tiene fe en un ser supremo, mas no en las instituciones religiosas, ni en las jerarquías eclesiásticas. Desde pequeña tuvo ciertos dones proféticos, (esto lo creo yo) hoy por hoy después del accidente, siento que se acrecentó ese don, la rareza de sus sueños es lo que me permite creer en ciertas cosas, en determinado momento me contó que soñó conmigo, que estaba fuera de mi casa haciendo reparaciones a la portezuela del auto que tenía, cuando de repente alguien se acercaba por detrás con un puñal en la mano, ella quería gritarme para que yo volteara, hasta me describió cómo iba yo vestido, una playera verde con franjas horizontales blancas, pantalón de mezclilla y etc. Esa playera ella no me la había visto puesta, estaba en Puebla cuando me contó todo esto, cuando regresé a cd. De Mx. Lo primero que hice fue tirar a la basura la susodicha playera, por la sencilla razón de que la mayoría de sueños proféticos que ha tenido se han cumplido, no pasó nada, yo le achaqué a que cambié la línea del tiempo, igual no habría pasado nada, eso no se sabe, aunque ella relaciona sus sueños de la vida cotidiana, de diferente forma a como yo la relaciono. LA NUEVA PANDEMIA Soñé que me encontraba visualizando desde cierta altura, como si estuviera levitando, a una persona que se veía caminando en una amplia calle, de pronto empezó a trastabillar, se tomó el pecho y comenzó a respirar agitadamente, era un hombre de aproximadamente cincuenta y tantos años, cada vez se movía más y más lento, de repente se acercaba una mujer joven, como a seis metros, y al estar cerca le pregunta -¿se encuentra usted bien?- y el responde –me siento muy mal- ella lo sostuvo y le dijo que lo llevaría al hospital, ya no contestó, al parecer por lo debilitado que estaba. En el trayecto hacia el nosocomio, la chica se da cuenta que la mejilla del enfermo, que en ese momento tenía a la vista, comenzaba a enrojecer. Cerca del hospital la piel de la mejilla ya tenía un tono negruzco, en urgencias los paramédicos corren a ayudarla, empiezan a pasarlo a una camilla, cuando uno de ellos grita; ¡miren! Se dan cuenta que la piel de la mejilla se está desprendiendo, todos quedan asombrados, pero lo meten dentro de un cubículo, llega corriendo una enfermera y les grita “No Lo Toquen” pero es demasiado tarde. La chava que lo llevo, comienza a gritar “me duele, me duele” y tiene el antebrazo rosado, toda la gente que se encontraba en ese instante en emergencias, la miran sin saber qué hacer, se arma un alboroto tremendo, ya que los paramédicos y camilleros que tuvieron contacto, empiezan a reaccionar como si algo los molestara. En ese momento cambia la visión de lo que estaba mirando y me encuentro de nuevo en la calle, mucha gente corriendo para un lado y otro, unos automovilistas atropellando a mucha gente, otros con ojos desorbitados e inyectados de sangre, la mayoría de personas con la piel derritiéndose, sentí que yo era uno de esos personajes, y mi angustia creció sin límites, era tanta la sensación de realidad, que me desperté con el sonido del corazón latiendo a mil por hora. Lo narré lo más apegado posible a como me lo contó. Sin más por el momento. Saludos y Suerte.
×
×
  • Crear nuevo...